Cinnamon rolls para cenar, desayunar...

Empezamos la semana con la energía que nos dan los rollos de canela o cinnamon rolls que preparé ayer. Los domingos que Miguel tiene partido las comidas son un poco raras porque yo como muy temprano y él muy tarde, así que ayer teníamos ganas de canela y preparé esta receta por primera vez. Parece mentira con lo que nos gusta la canela en casa.

Así que visto el éxito y que muchas me preguntáis por la receta en las redes sociales, aquí va.



Básicamente he usado esta receta que encontré, Pinterest mediante, en el blog Culinary Couture. Como resulta que no tenía levadura de panadería ni buttermilk, los sustituí por levadura química (la de los bizcochos) que añadí a una de las últimas tazas de harina que puse, y leche. También usé un poco menos de aceite, 1/4 de taza en vez de 1/3. 

Lo bueno de cambiar la levadura es que no hay que esperar a que la masa suba. Sólo hay que colocar los trozos un poco separados, y veréis como suben con el calor del horno y acaban pegados, como buenos cinnamon rolls. Tenía miedo de que la textura de la masa fuera muy diferente, pero salió bien y acerté con el cambio.

Esta fue nuestra cena de ayer:



En vez de hacer un frosting de queso, opté por un icing de vainilla muy ligero que vi en otra receta, que lleva:
1/4 l. de leche (a ojo)
1 cucharada pequeña de maicena
Unas gotas de esencia de vainilla
1 cucharada de azúcar glass, que se echa cuando ya está preparada la leche.

*Si no podéis tomar leche/lácteos: sustituid la buttermilk y la leche por leche de almendras. La mantequilla para el relleno, por margarina vegetal, o si no encontráis, con una broche untad aceite o leche de almendras, se trata de que la mezcla de canela se quede adherida a la masa pero sin aportar mucha humedad.

Yo lo dejé enfriar y luego se lo eché por encima de los rollitos templados justo antes de comerlos. Pero también podéis echar la mitad en los rollos recién hechos, guardarlos en la nevera y calentar a la hora de comer; eso he hecho con uno que me sobró de anoche para desayunar, y estaba jugoso y muy rico. 

Si no os gusta la canela demasiado pero os apetece probar algo parecido, cambiad la canela del relleno por cacao en polvo, coco rallado, o también podéis usar mermeladas, trozos de fruta... ¡echadle imaginación!

Espero que os haya gustado este desayuno para empezar la semana. Be!

Comentarios

  1. ¡Que ricos! Yo una vez probé de hacerlos y me quedaron demasiado panosos... Probaré con esta receta, pero sin frosting, porque sino ¡menuda bomba! ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarnos un comentario! :)

Entradas populares de este blog

Novedades ovejiles: ¡Lanzamos nuestras propias lanas!

Vilamarina Family Plan, ¡mañana en Viladecans!

Nuevo curso, nueva imagen